Parte de ellos...

día 270

En el preciso instante en el que iba a echar a volar para comenzar su huida, él la agarró del bajo de la falda. Y no dijo nada, no quedaba nada más por decir.

6 comentarios:

  1. Me encanta, no sé como describir este texto pero me encanta (aunque supongo que sobran las palabras para describirlo)
    Un beso!! :D

    ResponderEliminar
  2. Y se quedó con él, ¿verdad? (tiene que hacerlo, no todos tienen el valor de interrumpir el vuelo de una mujer así de desesperado)

    abrazo
    fuerte

    ResponderEliminar
  3. Suele pasar que te pasas horas y horas, días y días, esperando que venga, que nos busque y justo en el momento en el que decides retirarte es cuando aparece y te hace imposible dejarlo... Y cómo el círculo vicioso no hace más que repetirse. Me encanta cómo con pocas palabras dices lo que todas hemos pasado alguna vez!!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con Carmen. Lo intentas olvidar, pero viene y nos puede más el amor.
    Tienes una cosita en mi blog, como siempre ;)

    ResponderEliminar
  5. Escribes genial. Tienes un blog maravilloso. Te has ganado una seguidora.

    ResponderEliminar