Parte de ellos...

día 241

Miraba embobada las vías del metro sentada en aquel banco de Plaza España sin parar de llorar, mientras cantaba Piledriver Waltz. A esas alturas la daba absolutamente igual quien mirase o dejara de mirar. Había vuelto a entrar en aquel circulo vicioso y sabía que, para no variar, él no la iba a ir a buscar.

11 comentarios:

  1. Yo, como ella, tiendo a caer en los círculos viciosos...
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A veces las personas te sorprenden, y espero que la sorprendan a ella ;)

    ResponderEliminar
  3. Cuando llegas a llorar en el metro y lo demás te da igual, es que ha dolido (o duele) muchísimo.

    abrazo
    de oso pardo
    muy fuerrrte.

    ResponderEliminar
  4. acabo de ver en fb que el día 77 fue el que más éxito tuvo, así que voy a ir ahora a echar un vistazo oye :)

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que te leo tengo unas ganas inmensas de fugarme a madrid y empezar a conocerlo, en serio.

    ResponderEliminar
  6. cada vez que te leo tengo muchísimas ganas de escaparme a madrid para conocerlo.

    ResponderEliminar
  7. Yo acabo de salir del círculo vicioso... Aunque en vez de en el metro, me puse a llorar cuando fui a poner gasolina! Imagínate la cara del chico que me estaba sujetando la manguera... jaja

    ResponderEliminar
  8. esos momentos los tenemos todas =(
    donde esta ese banquito?

    ResponderEliminar
  9. AMO ESA CANCIÓN.
    No importa quien mire, y menos si estás escuchando eso.
    PD. Si no la busca, no la merece =)

    ResponderEliminar
  10. http://losviajespornaralon.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar