Parte de ellos...

día 225

Y volvió el frío y ella se puedo volver a esconder bajo sus miles de capas de abrigo. Y es que la rutina hace que dejarse llevar sea más fácil y que nadie se pare a pensar en las cosas que pasan. La vida en invierno se mueve más deprisa, aunque nunca pase nada.

11 comentarios:

  1. puede que sea cierto, muy lógico, no me habia parado a pensarlo! buena entrada :)
    un besito!

    ResponderEliminar
  2. Mmm... puede, pero a mí se me hace el verano muy corto también ;)

    ResponderEliminar
  3. Pasa muy deprisa, sí, pero el tiempo se puede detener si te sientas a leer con la lluvia de fondo y un cola-cao calentito sobre la mesa de al lado :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, frío, por haber vuelto =)

    ResponderEliminar
  5. Y quizás bajo todas esas capas se puedan esconder mejor todas las pena,y con la lluvia puede que se disimulen las lágrimas.
    Me encanta,como siempre.

    ResponderEliminar
  6. lo triste de la vida monótona. Muy lindo!

    ResponderEliminar
  7. acabo de encontrar tu blog de casualidad y me ha encantado...! si no es el mejor que he visto es uno de los mejores, me ha enamorado de verdad. Me encantaría que te pasases por el mio, por supuesto te sigo. Un besito!

    ResponderEliminar
  8. El frío, la excusa para esconderse bajo la manta hasta que parezca que no pasa el tiempo y que ha pasado toda una vida, ambas cosas al mismo tiempo.
    Yo te seguía hace tiempo, ¡me alegra mucho que haber vuelto a encontrarte!
    Saludos

    ResponderEliminar