Parte de ellos...

día 224

Me tocó ser un punto fijo de aquella aplicación afín. No sé muy bien que pasó, pero cuando volví a abrir los ojos ya nada estaba en su sitio, y no fui capaz de determinar si se trataba de una proyección o una homotecia. Por más que lo intenté no conseguí averiguar donde estaba tu nuevo vector de coordenadas y es que nadie se molestó en escribirme la aplicación de forma analítica. Yo lo único que sé es que tú ya no estás y eso no lo puede solucionar ni la geometría.

4 comentarios:

  1. No controlo mucho de ciencias, (vengo de la rama de letras), y no necesito saber mucho de matemáticas o geometría para ser consciente de que todo lo que escribes lleva mágia (con tilde).

    +1 seguidora

    ResponderEliminar
  2. si, creo que yo y mis palabrejas lo hemos entendido mas o menos, pero aun asi ya sabes me gusta que me expliques tus locuras matematicas con dibujitos y todo eh! :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta entrada Paloma.
    Me gusta mucho que las matemáticas se proyecten en nuestra vida, más allá de las hojas con ecuaciones de la facultad.

    Un beso.

    ResponderEliminar