Parte de ellos...

día 119

Y es que ella siempre quiso un chico que fuera capaz de decir supercalifragilisticoespialidadoso al reves, de desenvenenar las manzanas, de despertarla con un beso de un sueño que duró miles de años o de hacerla sentir en casa en cualquier lugar del planeta. Por eso aquella mañana cuando él se acercó por detrás y tapandola los ojos la susurró:

-Sododalipiaescotilisgifralicapersu, es un poquito más difícil.

No puedo evitar sonreir de oreja a oreja como una tonta.

17 comentarios:

  1. ¿Dónde está ese chico que yo quiero uno?

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Seguro que además se la sonrisa de oreja a oreja, se le aceleró el corazón y creyó que ese era el hombre de su vida (yo lo hubiera creído, sin duda) :P

    Un besito color púrpura


    * Es un verdadero placer que seas la número 50, señorita :) Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Dioses, es mucho más dificil.
    Es casi tanto como decir el abecedario al revés.
    Me encanta tu blog, cada pequeña historia tiene tantos sentimientos que se desbordan por encima de las letras, de verdad.

    ResponderEliminar
  4. quiero un chico así, que tenga en cuenta no sólo lo que él necesitaa

    ResponderEliminar
  5. Que bonito! me gusto ese detalle al texto del supercalifragilisticoespialidoso!

    ResponderEliminar
  6. yo tambien sonreiria como una tonta :)
    Unbesazo!

    ResponderEliminar
  7. pues sí que es difícil decirlo al revés! muás

    ResponderEliminar
  8. Creo que todas queremos que nos hagan sentir como en casa en cualquier lado.
    Pero una persona que pueda decir eso, también me haría sonreír de esa manera.

    ResponderEliminar
  9. yo tambien hubiera sonreido como una tonta =)

    genial fragmento

    ResponderEliminar
  10. Es genial, qué digo, más que eso :O
    Me encantó :)

    ResponderEliminar
  11. Yo hasta hubiese llorado :)
    genial la entrada!
    Mua!

    ResponderEliminar