Parte de ellos...

día 84

A. caminaba por la estación con paso decidido. Llevaba una bonita gabardina color crema anudada a la cintura, gorro rojo de lana y unas enormes gafas de sol. Los labios a juego con el rojo del gorro por supuesto. Subió al tren. De pronto una mano le agarró el hombro.

-Disculpe, ¿nos conocemos?

-No, que yo sepa no.- contestó A. mirándole por encima de las gafas y dejando al descubierto unos enormes ojos azules totalmente inolvidables.

-Pues me parece a mí que sí. Se hacía usted llamar B. y jugaba a ser una femme fatale cuando en el fondo era un cacho de pan.

A. se quedó mirando al infinito mientras una bonita media sonrisa adornó sus labios.

-Si, esos dicen de B., lastima, hace mucho que no se deja ver por aquí.- Y acto seguido se dio la vuelta y se marchó.

8 comentarios:

  1. Me encanta A.!!! ^^

    Besos desde Francia

    ResponderEliminar
  2. A eso lo llamo yo cambio de vida radical.

    Un muá(h) y un sugu de frambuesa!

    ResponderEliminar
  3. A y B están más juntas de lo que aparentan. y mira que ya es decir.

    ResponderEliminar
  4. Uff!!! no se que es mejor, si ser A o ser B!

    ResponderEliminar
  5. aiss me encanta! :)
    "-Si, esos dicen de B., lastima, hace mucho que no se deja ver por aquí."
    Besitos gorditos :)

    ResponderEliminar
  6. todos podemos elegir cómo y cuándo cambiar xD

    ResponderEliminar