Parte de ellos...

día 47

Los niños del parque ya habían aprendido que no debía acercarse a aquel banco rodeado de colillas marcadas por unos labios rojos. Y es que ese banco era suyo, de aquella pareja tan extraña que pasaba allí tardes y noches enteras, y, en ocasiones algunas mañanas. Se sentaban allí a hablar de todo y de nada mientras ella fumaba y fumaba. De vez en cuando hacían alguna tontería, asustaban a los niños, se bebían alguna cerveza o jugaban al fútbol con alguna pelota de papel. Y hubo una vez que incluso marcaron el banco, así ahora todos pueden leer "Este es el escenario de la historia de la no-princesa y su crédulo favorito".

12 comentarios:

  1. Jaja, me ha hecho sonreír.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Arrancarme una GRAN sonrisa :)

    Te invito a pasrate por mi blog, haber que te parece ;)

    Un saludo Frances!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo un amigo que le encanta asustar a los niños jaja, pero resulta que es una de las personas más tiernas y dulces con los niños que ha pisado la tierra.

    Como los comentarios de arriba, una sonrisa hay en mi rostro!

    ResponderEliminar
  4. ¡Me encantaría encontrar un banco con esa inscripción! ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenísimo!


    Me pasaré por aquí más a menudo :)


    Un gran saludo!

    ResponderEliminar
  6. buah me encnta! me siento super identificada;)
    pd: te sigo^^ pasate por mi blog:) un besito

    ResponderEliminar
  7. me a gustado! y tambien me gusta la multitud dee fotos de peliculas que has puesto, están geniales! te sigo! Un besoo!^^

    ResponderEliminar
  8. si algún dia veo ese banco intentaré acordarme y no sentarme pues:)

    ResponderEliminar
  9. Que orgullo ser el número 50 de tus seguidores.




    ¡Enorabuena!

    ResponderEliminar