Parte de ellos...

día 31

Estaba sentada en la terraza de mi cafetería favorita con mi desgastado ejemplar de "El guardián entre el centeno", cuando me le cruce por primera vez. Aun no sabía que aquel muchacho iba a ser él, que, como dice la canción le vería cantar, sentir, llorar, sonreír, hacer el payaso, ponerse moreno, estar en forma, estar enfermo, creer, crear, nadar en el mar, estar cansado, andar preocupado, vestido, desnudo, despierto, dormido... Pero, si te dejas llevar no tardas mucho en descubrirlo. Y es lo mejor que la vida puede ofrecer.

4 comentarios:

  1. Aiss
    :) me encanta :)
    como algo tan absurdo como cruzarte ese día con esa persona, y derrepente tachan, la vida da un giro de 360 grados :)

    ResponderEliminar